Últimos artículos


Promotoras minombre.es


Fundación Utopía Verde: Internet, Ecología, Paz, Derechos Humanos, Defensa de los Animales, Cultura, Software y Conocimiento Libre,... Sociedad Civil de Huelva: ciudadanos, asociaciones, fundaciones, plataformas ciudadanas y otras organizaciones onubenses sin ánimo de lucro (ONG). Diseño web y otros servicios avanzados de Internet: registro de dominios, diseño web, administración electrónica y alojamiento web. Software Libre, CMS, tiendas electrónicas, foros, galerías, listas de correo, ERP, CRM,... Html, Python, Zope, Plone, Php, MySQL, Certificados SSL, LSSI, LOPD y otros servicios de Internet. Traducciones, publicidad on line, formación, manuales, estudios tecnológicos, etc. Huelva, Andalucía y resto de España.

SUPER GARZON Y LA MEMORIA HISTORICA

pp8.jpg    Reconozco que el juez Baltasar Garzón es un tipo que me crea sentimientos contradictorios. Por un lado creo que es un idealista, y eso me gusta, porque no hay futuro ni progreso posible sin un pellizco de idealísmo, y de ello la historia de la humanidad, de sus revoluciones y sus fracasos, tiene ejemplos a centenares. Pero por otro lado pienso que es un señor que se pone cada mañana la capita de super héroe de viñeta y sale al encuentro de entuertos que desfacer y, sino los hay, se los inventa. Ese es el problema, ser juez y estrella mediática no es tarea fácil. Garzón es a la justicia lo que Ana Obregón a la prensa rosa, si no sale en portada parece que no es feliz. Lo cual me parece muy bien, que cada uno se entienda como pueda con sus espejos, pero tanto bombo y fanfarria, tanto esfuerzo, tanto presupuesto para que después todo se quede en el intento me parece un fracaso. Cuántas veces hemos visto al juez Garzón a la caza y captura de presas difíciles, cuando no imposibles, defensor de las causas perdidas, poniendo a trabajar a centenares de personas para su lustre vanidoso y empeñando miles de euros del presupuesto público persiguiendo fantasmas, instruyendo procedimientos que, al final, han quedado en nada.
   Garzón, ahora, escupe una vez más sobre el tejado del PSOE, lo deja en evidencia, como buen sociata resentido, al menos desde que lo utilizaron, hace años, en una campaña política sin obtener su ansiado Ministerio de Justicia,  y el pato ahora lo paga Zapatero, ese presidente prestidigitador que anuncia a bombo y platillo una Ley de la Memoria Histórica que nueve meses después de su aprobación sigue sin desarrollarse.  A Zapatero sólo le faltaba un Garzón de turno para sacarle los colores, un juez encumbrado  que le de un tirón de orejas para recordarle que si el ejecutivo no sabe hacer sus deberes ahí está él, con su capita recién planchada, para encender los fuegos fatuos y correr las oportunas cortinas de humo.
   Seamos claros, la acción judicial de Garzón no va a servir absolutamente para nada, salvo para llenar  centenares de columnas de prensa y horas de tertulias radiofónicas; de quedar algún culpable de las atrocidades del franquismo debe tener edad suficiente como para no ser ya responsable penal de sus actos y, por consiguiente, no poner un pie en el talego;  a estas alturas de la historia la recuperación de la memoria histórica y la dignificación de las víctimas silenciadas por el franquísmo, la reparación del honor a sus descendientes y la reposición de la justicia no pasan por una sala de la Audiencia Nacional ni por las ínfulas de un juez megalómano, es una tarea política, pasa por la necesidad de desarrollar una ley aparcada porque ya no parece tener rédito electoral, pasa por la sensibilidad de todos aquellos políticos  que proclaman frases de consigna a boca llena y después se olvidan de sus propios muertos. 
  Mientras en nuestras ciudades o pueblos sigan existiendo símbolos franquistas y tumbas anónimas seguirá el olvido campando entre nosotros, y lo que es peor aún, muchos de esos lugares están regidos por políticos socialistas, gente supuestamente de izquierdas, sólo supuestamente, porque a la hora de la verdad parecen seguir esperando que alguien haga el trabajo por ellos y, por suerte o por desgracia, no tienen a un Garzón soplándoles en la nuca mientras ellos muerden la almohada…,  o sí, no sé…
MANUEL RUBIALES PARA “FORO LA PALABRA”

FOTOGRAFIA: Placa de cerámica con alegoría franquista y nazi colocada en la fachada de una vivienda de la calle Labradores de Trigueros, Huelva,  municipio goberndo por el PSOE, y que continua, a pesar de la Ley de Memoria Histórica, sin ser retirada.



contratación de publicidad on line

1 comentario en SUPER GARZON Y LA MEMORIA HISTORICA

  • MARAI EUGENIA

    Sabes un cosa Manuel????….. No estoy muy conforme con todo lo que has dicho….
    veras… creo que el echo de que Garzón sea una especie de Ana Obregon hace que mucha gente se planteen cosillas que igual las mantenian un poco dormidas….. el que salga en prensa y radio… es un forma de que nos informemos y sepamos de muchas opiniones diferentes …. que mejor tema de tertulia???…. No sé.. igual me confundo pero si me parece un tio idealista… Igual en alguna de sus causas perdidas resulta ganador.. no sé………….
    Un saludo

Deja una respuesta

 

 

 

Puedes usar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>