Últimos artículos


Promotoras minombre.es


Fundación Utopía Verde: Internet, Ecología, Paz, Derechos Humanos, Defensa de los Animales, Cultura, Software y Conocimiento Libre,... Sociedad Civil de Huelva: ciudadanos, asociaciones, fundaciones, plataformas ciudadanas y otras organizaciones onubenses sin ánimo de lucro (ONG). Diseño web y otros servicios avanzados de Internet: registro de dominios, diseño web, administración electrónica y alojamiento web. Software Libre, CMS, tiendas electrónicas, foros, galerías, listas de correo, ERP, CRM,... Html, Python, Zope, Plone, Php, MySQL, Certificados SSL, LSSI, LOPD y otros servicios de Internet. Traducciones, publicidad on line, formación, manuales, estudios tecnológicos, etc. Huelva, Andalucía y resto de España.

La recolección del piñón

La recolección de Piña se sigue haciendo hoy día en Punta Umbría. Son muchas las familias que se dedican a la recogida de piña. Será en este caso el Pino piñonero (Pinus pinea), la especie con las piñas más gruesas y con piñones de mayor tamaño para su consumo). Este oficio, primero para mucha juventud, no sólo conlleva al término sino que son gente de Cartaya, Isla Cristina y muchos otros pueblos los que van rotando buscado la mayor cantidad de piña en el menor tiempo posible.

Índice

Introducción
Recolección de la piña
Procesado de la piña para sacar el piñón
Bibliografía

Introducción

Punta umbría posee un aprovechamiento del piñón y la piña, desde siempre. Antiguamente se recogían los sacos de los “Piñeros”, que los iban trayendo y se amontonaban en la cargadera situada cerca de la Urbanización de Pinos del Mar junto a la zona de “La Mata Negra” o “Vietnam”. Hoy día se amontonan en la zona industrial.

El Pino piñonero (Pinus pinea) es uno de los árboles más extendidos y arraigados en la Península Ibérica, con casi 400.000 ha. Su rusticidad y facilidad de cultivo lo convierten también en una importante alternativa en la recuperación de zonas forestales. Pero, además, el pino piñonero es un árbol frutal de gran interés económico, pues posee un amplio mercado interior y exterior, y su importancia relativa en la economía rural es significativa. La recogida de la piña es clave para complementar las rentas de cientos de jornaleros, que en algunos casos incluso dependen en exclusiva de esta explotación. A su vez, la transformación y comercialización del piñón no sólo genera beneficios en las comarcas forestales, sino que la necesidad de localizar las instalaciones próximas a la fuente del producto contribuye a frenar el éxodo rural en muchos lugares. Hay que tener en cuenta que el piñón tiene en España un amplio uso culinario, tanto en repostería como en otros productos típicos regionales.

índice

Recolección de la piña

Las piñas se recogen a mano y mediante “piñeros” que trepan a los árboles y desprenden el fruto –sin varear el árbol– mediante un gancho o “gorguz” típico de esta explotación, aunque cada vez más las maquinas agitadoras van aumentando su número. Generalmente, se ha considerado que cada piñero alcanza en promedio unas 400-600 piñas bajadas al día (Montoya, 1990 y Herrera, 2001), aumentando mucho en copas limpias de ramificaciones inferiores, pudiendo llegar a doblarse e incluso triplicarse. El rendimiento de las piñas en piñón es, en peso, del orden de los 15-25 kg de piñón con cáscara por cada 100 kg de piña, y de 3,5-4 kg de piñón blanco.

Respecto a la comercialización, ha sido tradicional la venta de la piña en pie, tras una estimación difícil y arriesgada. Las piñas se reúnen en pequeños depósitos y se sacan del monte normalmente a destajo, y por los mismos piñeros o personas que éstos contratan, este proceder abarata los costes, al formar los piñeros los depósitos en los lugares más adecuados, por su conveniencia.

índice

Procesado de la piña para sacar el piñón

El proceso de transformación comenzaría en la bajada de piñas, que se realiza entre los meses de noviembre y abril. Las piñas, una vez recogidas, se extienden en eras de secado solar, y luego se amontonarán o almacenarán para que pasen el invierno hasta el verano, momento en el que se extraerán los piñones.

Este procedimiento es el más primitivo, pero también el más barato, recomendable para países cálidos y secos como España. El secado artificial, llamado en verde, permite un desgranado continuo, y por lo tanto no se concentra la oferta y se mantiene la maquinaria en funcionamiento todo el año, pero conlleva riesgos por deterioro del piñón.

Piñones 01Posteriormente, lo que queda de la piña se pasa por unos molinos desgranadores que terminan de separar los piñones de las brácteas y el corazón de la piña. Estos piñones se seleccionarán y limpiarán de los restos por medio de cribas y máquinas de aire a presión. Los piñones, en prieto o con cáscara, se almacenan, y, según la demanda, se descascaran y posteriormente se elaboran.

Tras ello, se procede al mondado del piñón blanco. Este proceso consiste en la selección o separación del “piñón blanco” del piñón defectuoso o trozos. Para ello se utilizan máquinas clasificadoras por medio de células fotoeléctricas y colorimétricas, distinguiendo los piñones por color, eliminando los restos mediante chorros de aire. Posteriormente se realiza una segunda selección a mano, como complemento de la maquinaria.

Piñones 02Después de este proceso se procedería al cepillado de los piñones para quitar el color “amarronado” que poseen los piñones en su capa protectora más íntima, una fina protectora. Dependiendo de la calidad y aspecto, y cuando se destina a consumidores, se cuida más la presencia y se realiza el lavado, sólo con agua, y el posterior secado hasta dejarlos en su grado de humedad natural. Tras el cepillado, se realiza el envasado del producto en función del cliente al que vaya destinado y al uso que éste vaya a dar a los piñones.

La cáscara puede emplearse como combustible, un 95 por ciento del producto recogido se convierte en residuos leñosos que suelen ser consumidos por combustión directa en pequeñas calderas.

Buena parte del producto se ofrece directamente a los consumidores, generalmente como condimento culinario, a través de minoristas de la alimentación o grandes centros comerciales. En este caso, el piñón se puede ofertar tal y como se ha envasado en la planta distribuidora, o bien a través de alguna empresa intermediaria dedicada a los frutos secos, que lo distribuye bajo marca propia.

índice

Bibliografía

  1. BARRANCO REYES, J. y ORTUÑO PÉREZ, S.F. Aproximación al sector del Piñón en España.
  2. Oficios Perdidos. Los Piñeros de Garrovillas. Pyrene Sl. 1996

índice

Por José M. Caraballo.
Publicación: 10 de Septiembre de 2007.
Revisión: (0).

Bookmark and Share